Image Alt

Elaboración

Nuestro sistema de
recolección
paso a paso

Ubicación

Los olivares con los que se obtiene Aceites la Matilla están enclavados en el Sur de Andalucía en la campiña de Carmona, concretamente en un alcor. Un entorno privilegiado con riquezas en sus suelos a los que ayudan a serlo aún más convirtiendo la poda de los olivos en materia orgánica para depositarlos en la tierra y enriquecerlos. El respeto al medio ambiente y a la naturaleza del entorno está en el ADN de la gestión del modelo de explotación agrícola familiar de Aceites La Matilla.

Son 40 hectáreas de olivos de variedad arbequina y sobre ellos se realizan una selección de aquellos con mejor productividad y calidad del fruto.

Recolección

Otra de las claves de la elaboración de Aceites La Matilla, es la recolección. Recolectan la aceituna mediante ordeño de madrugada y a mano, cuando aún están parcialmente verdes, para conseguir un Aceite de Oliva Virgen Extra de calidad Premium. Este tratamiento delicado de la materia prima contribuye a conseguir una intensidad de sabor y aroma únicos. Se trata de una recolección ultratemprana que se lleva a cabo en el mes de septiembre.

Prensado

La selección de la aceituna se realiza de manera manual con el fin de moler sólo las aceitunas en el nivel de maduración adecuado. La cosecha extratemprana implica que la aceituna se recolecta del árbol todavía verde y tiene un rendimiento menor. Esto le aporta una calidad y sabor extra. De ahí que sea un producto gourmet.

Respecto al transporte, la explotación agrícola está junto a la almazara por lo que desde la recolección hasta la obtención del aceite transcurren apenas unas 4 horas. Esto les permite garantizar esa producción de Aceites Oliva Virgen Extra de alto nivel de calidad.

Para prensar la aceituna utilizan la molturación tradicional en frío a través de un método tradicional como los capachos, lo que permite llevar a cabo un prensado artesanal con la única intervención de la ayuda humana. Este proceso junto a los tiempos adecuados, permite preservar las características organolépticas y físico químicas de este aceite.

Finalmente el envasado y el etiquetado, como el resto de procesos de elaboración, se realizan de forma manual en la propia finca. La excelencia sólo es posible si hay control y dedicación en todas las etapas de la producción.